catalogo
 
 
 

Alfombras de aserrín

La tradición de hacer alfombras de aserrín es una costumbre muy arraigada en especial en algunos países latinoamericanos, como por ejemplo, Guatemala. Las alfombras de aserrín son una tradición de la Semana Santa, y es durante este período donde se confecciona la mayor cantidad de alfombras como estas.
Antes de comenzar a hacer las alfombras en sí existe un proceso previo donde se compran y se preparan los materiales. Aquí tenemos que comprar el aserrín, las anilinas para llegar a cabo el teñido del aserrín y también tenemos que hacer los moldes. Por lo general esto se suele realizar el día anterior a que las alfombras de aserrín comienzan a ser confeccionadas, por esta razón es un trabajo que no se ve, pero que sin embargo lleva una gran cantidad de tiempo y que necesita de varias personas de manera de poder tener listos diferentes costales de distintos colores.

alfombra aserrinCon respecto a la confección de las alfombras de aserrín en sí muchas veces la misma se realiza directamente en el piso. Esta tarea lleva una gran cantidad de horas y puede resultar muy cansadora por lo cual se necesita una gran cantidad de gente de manera que quienes están trabajando en las alfombra puedan relevarse unos a otros, garantizando una terminación excelente del producto. Con respecto a los diseños utilizados en las alfombras de aserrín los mismos son muy variados, pero por lo general conservan una característica en común, tienen mucho color. Las alfombras de aserrín resultan muy atractivas, y una vez que son terminadas se las cuelga durante los viernes santos de manera que todos puedan apreciar este arte.
Las alfombras de aserrín tienen origen en la época prehispánica. De estos tiempos sabemos por los cronistas españoles del siglo XVI y por los testimonios indígenas escritos que los señores y sacerdotes de la teocracia tenían alfombras de flores, pino y de plumas preciosas de ave con el quetzal, guacamaya y colibrí. La localización geográfica de esta tradición mesoamericana era al sur de México, e particular entre los indígenas tlaxcaltecas. Durante la conquista española en el siglo XVI estos fueron traídos como personal militar de apoyo para los conquistadores iberos. Otra influencia para el arte de hacer alfombras de aserrín la encontramos de parte de los españoles particularmente aquellos provenientes de las islas canarias donde se elaboraban alfombras desde tiempos inmemorales.
aserrin jesusPor más que la elaboración de alfombras de aserrín lleva a la confección de un producto en particular el arte que rodea a esta tradición trasciende este hecho. Para los creyentes confeccionar una alfombra significa agradecer una gracia un milagro, y esto se convierte en obligación personal del individuo para con la imagen que venera. Estas imágenes son en su mayoría en Guatemala los Cristos Yacentes , los Nazarenos y diferentes advocaciones de la Virgen de la Soledad y de Todos los Dolores.
Más allá del tema de la veneración las alfombras de aserrín son una gran ocasión para la unión de las familias y el pueblo en general. Las mismas se confeccionan por cuadras y por familias completas las cuales trabajan en la confección de los moldes, el teñido del aserrín y la elaboración propiamente dicha de la alfombra. Por sobre las mismas debe pasar la imagen de Nazareno o del Sepultado , lo cual se da en las grandes procesiones de cuaresma o de semana santa en Guatemala.
El hecho de que las alfombras estén hechas de aserrín hace que este arte sea realmente efímero. Por esta razón será importante poder tener en cuenta que el traslado de las mismas es casi imposible, y no son piezas que podamos tener en nuestro hogar como cualquier otro tipo de alfombra.

En estos caso tendremos que contentarnos con poderlas observar en el momento, debido a que la vida de las mismas es realmente muy corta. Sin embargo estas alfombras de aserrín son productos artísticos de gran valor y muchísima importancia en la cultura guatemalteca.
Más allá del valor material de las mismas las alfombras de aserrín son una muestra de fe y una muestra de lo que puede lograr el trabajo conjunto y la creencia colectiva. Estas alfombras ayudan a resaltar el espíritu de la semana santa y realmente son una oportunidad para el trabajo conjunto de los pueblos en pos de una misma meta. Aunque las alfombras duren realmente poco, quienes hayan participado en el armado de alfombras de aserrín podrán tener un recuerdo que les durará toda la vida y que trascenderá la creación material específica.
Aunque este tipo de alfombras se corren un poco de las líneas generales de lo que son las alfombras que comentamos a través de los diferentes artículos, esta nos pareció una buena oportunidad para poder incluir esta propuesta inusual más relacionada con la cultura que con el consumo.


 

  contacto